cómo se construye un sindicalista

$910,00

editoril: siglo XXI
páginas: 288
isbn: 978-987-629-942-8
dimensiones: 15,5 cm. x 23 cm. x 1,4 cm.
fecha de publicación: 2019-08-01

Categorías: ,

Reseña

vida cotidiana, militancia y afectos en el mundo sindical

Aunque muchas veces estén expuestos a la hostilidad y la desconfianza públicas, y debilitados por las transformaciones económicas de las últimas décadas, los sindicatos argentinos siguen siendo llamativamente fuertes: mantienen su capacidad de movilización y presión política y, sobre todo, son un espacio genuino de militancia y contención para muchos trabajadores. En este libro, se argumenta que esa resistencia responde a la capacidad de los sindicatos para generar lazos afectivos y de valores, para crear una identidad compartida entre militantes que se construye mucho más en la vida cotidiana que en los momentos de movilización y protesta más espectaculares. A través de un trabajo etnográfico sólido y minucioso, Sian Lazar –antropóloga y profesora en la Universidad de Cambridge– estudia esos “espacios íntimos de la militancia política” en dos sindicatos estatales: la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE). La mirada comparativa que los enlaza en estas páginas deja en evidencia orientaciones políticas y formas de organización contrastantes: mientras UPCN es en su mayoría peronista, muy disciplinado y “orgánico”, por lo que en general toma una posición de negociar con el Estado empleador, ATE se enorgullece de su autonomía política y su horizontalidad, y responde a las asambleas de sus militantes antes que a cualquier partido político. En los espacios de trabajo, en los cursos de formación sindical y en la calle, en la organización cotidiana de beneficios sociales o servicios de salud para los afiliados, en la puesta en marcha de distintas formas de protesta, Lazar rastrea los aspectos íntimos, personales y familiares de la militancia política y, a la vez, arma un retrato de la complejidad del Estado argentino con una agudeza que solo la buena etnografía permite alcanzar. Este libro –que interesará a quienes se dedican a la antropología, la sociología política, los estudios del Estado y de los movimientos sociales–, tan valioso por sus hallazgos como por la calidad de su metodología, sostiene la necesidad de no abandonar a los sindicatos como objetos de indagación, porque en ellos se mantiene viva una singular forma de experimentar la militancia.